Landaluce preside una reunión monográfica sobre soluciones a los problemas de saneamiento en Los Ladrillos

ladrillos
Un momento de la reunión mantenida esta mañana

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha presidido esta mañana una reunión en la que se han abordado las distintas alternativas para dar solución a los problemas de olores existentes en la dársena de Los Ladrillos en base al estudio realizado por una ingeniería externa contratada a tal efecto por la empresa municipal de agua de Algeciras, Emalgesa, días antes de que se decretase el estado de alarma.

El primer edil ha señalado que “el proyecto del Lago Marítimo -compartido entre el Ayuntamiento de Algeciras, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras y la Junta de Andalucía con la colaboración y apoyo de la Universidad de Cádiz- es un proyecto urbanístico, un proyecto para el disfrute de la ciudadanía y un proyecto en el que se añadirán servicios que hasta ahora veníamos reclamando; pero sobre todo es un proyecto medioambiental en el que se pretenden regenerar las aguas de la dársena de Los Ladrillos”.

Al encuentro han asistido el teniente de alcalde delegado de Emalgesa, Javier Vázquez Hueso; las delegadas de Urbanismo y Hacienda, Yéssica Rodríguez y María Solanes; el director de Desarrollo Sostenible de la APBA, Juan Antonio Patrón; el gerente de Emalgesa, Justo Suárez; técnicos de Emalgesa, Urbanismo y la APBA y los responsables de la ingeniería de Málaga que ha realizado el estudio.

Landaluce ha explicado que, si bien dentro del Lago Marítimo se pretende actuar también en las estaciones de bombeo de aguas residuales “La Concha” y “Virgen del Carmen” y en el encauzamiento norte del río de la Miel; el estudio de alternativas se centra en el punto más problemático, esto es, la salida del aliviadero de la Estación de Bombeo de Aguas Residuales “Los Ladrillos”, donde van a parar las aguas de San Bernabé, La Reconquista, Mariana Pineda, Doña Casilda, Las Colinas, parte de San José Artesano y la Cuesta del Rayo (lo que supone el 14% de la población algecireña), para ser bombeadas hasta la Estación Depuradora de Aguas Residuales “Isla Verde”.

Vázquez Hueso ha indicado que en tiempo seco no existe ninguna afección al mar, puesto que las aguas fecales se bombean con normalidad. Sin embargo, cuando existen lluvias moderadas o fuertes, estas aguas pluviales se derivan al mar a través del aliviadero incluido en la autorización de vertidos de Algeciras de 2016 expedida por la Junta de Andalucía, arrastrando consigo pequeños sólidos que hayan quedado en la red y que se precipitan sobre una masa de agua cuya movilidad es reducida por las construcciones portuarias, lo que provoca su sedimentación.

Así, gracias a los datos aportados por Emalgesa y las delegaciones de Urbanismo y Estadística; la ingeniería ha estudiado la red de saneamiento, el planeamiento urbanístico, la pluviometría, la hidrología y la población actual (17.631 vecinos) y futura (24.567 vecinos según modelo M.O.P.U.), así como los caudales de aguas fecales que esta genera y generará con lo que se ha conseguido obtener un modelo digital hidrológico e hidráulico de la zona en el que se han ido introduciendo las distintas alternativas para comprobar su efectividad.

Los cálculos parten de la necesidad de ejecutar los dos grandes colectores de pluviales que recogerán el agua de lluvia desde San Bernabé para derivarla al encauzamiento norte del río de la Miel, descargando así de presión a los colectores de la calle Jacinto Benavente. Cabe recordar que este proyecto, de más de 8 millones de euros, terminó de redactarse en 2018 y que desde entonces urge su licitación por parte del Ministerio de Transición Ecológica en base a los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que se encuentran prorrogados.

A partir de ahí, se establecen una serie de alternativas que afectan tanto a la red de saneamiento de fecales como a la recogida de pluviales, quedando patente la necesidad de realizar mejoras y/o ampliar la EBAR “Los Ladrillos”, así como ejecutar un gran tanque de retención que permita almacenar las primeras aguas de lluvia, en tanto que estas son las más contaminantes al arrastrar consigo los sólidos existentes en la red y restos de hojas o restos que pudieran encontrarse en la vía pública.

El alcalde ha indicado que “los técnicos municipales, de Emalgesa y de la APBA estudiarán ahora las distintas alternativas con el objeto de consensuar la mejor opción, mientras que se sigue trabajando intensamente en la búsqueda de la financiación necesaria para poder ejecutar estas obras de elevado coste”. En este sentido, ha adelantado que será necesaria la colaboración de varias administraciones, por lo que ya se han solicitado fondos europeos en distintas líneas de subvenciones.

Landaluce ha asegurado que “llevamos más de un año trabajando para poder alcanzar más pronto que tarde el sueño de cualquier algecireño que es poder acabar con los olores de Los Ladrillos, poder pasear por el paseo de La Cornisa disfrutando únicamente del olor a sal y poder sentirse orgulloso de este espacio de convivencia entre el puerto y la ciudad que será el Lago Marítimo”.

Además, ha destacado que “este proyecto integral viene a poner solución a problemas complejos y antiguos que nadie habia puesto solución antes, por eso si queremos tener un entorno formativo, con zonas deportivas, un barco de paseo por la bahía, un gran paseo marítimo y un edificio de congresos, entre otros, tenemos que seguir trabajando para poner sensatez en el desarrollo de la ciudad respetando el medio ambiente así como los intereses de los vecinos y la ciudad”, poque ha afirmado “no existen varitas mágicas ya que son problemas y conducciones complejas en el marco de zonas construidas por lo que queremos actuar tanto el Puerto, la Junta y este Ayuntamiento con un objetivo claro que es que Algeciras de un salto de gigante en materia de urbanismo, sostenibilidad, turismo y formación”.

Por su parte, Patrón ha explicado que “una de las premisas del proyecto del Lago Marítimo nos obliga a eliminar vertidos en la zona de la playa de los ladrillos para recuperar esa zona para uso ciudadano con aguas limpias y sin olores”, y, por eso “vamos a seguir dando pasos en esta comisión técnica entre ambas administraciones implicadas”.