Belén viviente de Pelayo

Diciembre

Belén viviente de Pelayo

Pelayo, el núcleo de población más alejado del casco urbano algecireño, se ha convertido por méritos propios en una referencia a nivel regional cuando llega cada año el mes de diciembre, gracias a una iniciativa de sus vecinos, que hace cinco años decidieron dar forma a un Belén viviente que cada edición ha ido creciendo.

Instalado en la finca de Pepe Clavijo, impulsor de la idea, y contando con la colaboración del Ayuntamiento de Algeciras, el Belén viviente de Pelayo atrae cada año a miles de personas llegadas no sólo de la ciudad, sino desde otros puntos de la comarca y de la región.

Más de doscientos figurantes recrean el nacimiento de Jesús, y hacen que la zona se convierta en la verdadera anunciante de las fiestas navideñas.

Barriada de Pelayo

Entre el Mediterráneo y el Parque Natural de Los Alcornocales, a unos diez kilómetros del casco urbano de la ciudad, se encuentra la barriada de Pelayo, una zona de gran valor medioambiental. En ella se encuentra la conocida “Piedra de Juan Belmonte”, obra del artista algecireño José Román.

Su privilegiada ubicación le ha llevado a convertirse en centro del turismo rural y para el avistamiento de las aves migratorías que cada año cruzan el Estrecho de Gibraltar, además de contar con varios establecimientos hosteleros en los que se puede degustar la gastronomía de la zona.

Celebra su tradicional velada en los primeros días del mes de agosto.